¿Cómo se formó el imperio Azteca?

Tenochtitlán es la ciudad a la que llegaron los mexicas o aztecas, quienes se pusieron a gobernar en el imperio. La religión era bastante significativa y la estratificación social desempeñaba un papel importante para la vida espiritual y religiosa de la civilización.

Además, este lugar poseía recursos naturales y ha perdurado durante varios milenios.

Comienzos del Imperio azteca

Los mexicas pudieron llegar hasta el Valle de México en el año 1200. Según los historiadores Teotihuacán y Tula, que eran otras ciudades, habían estado abandonos hace varios años. Aunque sí había otras civilizaciones ya asentadas para cuando ellos llegaron. Estos eran los llamados grupos Chichimecas, quienes habían emigrado desde el norte.

Los mexicas se vieron en la necesidad de habitar la colina de Chapultepec. En seguida estuvieron como vasallas en la ciudad de Chulhuacán.

Luego le otorgaron reconocimientos del rey, pero pensaron que su dios había pedido sacrificio de su hija. Luego se desató una batalla que perdieron los aztecas y se desplazaron a islas pantanosas.

La historia de la llegada de los aztecas a Tenochtitlán

¿Cómo se formó el imperio Azteca?

Debido a la expulsión los aztecas se vieron en la obligación de desplazarse  a un lugar en busca de nuevas tierras.

Un lugar al que llegaron sin un suelo adecuado fue precisamente en el que ellos se asentaron y lo fundaron como el Imperio azteca, Tenochtitlán. Según el calendario azteca fue aproximadamente en el año 1325 d.C.

Este lugar Tenochtitlán resultó ser lo contrario de lo que habían esperado. Fue beneficioso en cuanto a conexiones económicas, se evitó la entrada de barcos y canoas, y ataques militares.

Le llamaban también la Triple Alianza porque estaba conformado por tres grandes ciudades: Tenochtitlán, Tacoplán y Texcoco.

La nueva ciudad de Tenochtitlán

El surgimiento de Tenochtitlán fue inmediato. Rápidamente hubo zonas residenciales organizadas, palacios, acueductos provenientes de las montañas y un sistema nuevo de agricultura.

Asimismo, las carreteras también fueron construidas, contenía canales y tierras de cultivo. Y se empezó de inmediato la construcción del Templo Mayor, el cual fue reconstruido varias veces.

De inmediato la ciudad de Tenochtitlán se había convertido en el centro fuerte del creciente Imperio azteca.

También se formaron alianzas con otras civilizaciones, pueblos y gobiernos con los que obtuvieron tributos. Se convirtió, de pronto, en un centro de cultura, operaciones militares y poder político.

Finalmente fue formado el Imperio azteca que al principio había comenzado sin ningún territorio. Después fue surgiendo hasta ser una de las sociedades más significativas de la historia y con notable trascendencia dejando un legado impresionante.


Deja un comentario

visitas